Socios Del Movimiento Vegetariano: Una Semilla De Amistad Florece En El Restaurante Happy Veggie

December 10, 2020
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
La dueña del restaurante, Kelly Tam, y Christina Chew, voluntaria de Tzu Chi, se toman una foto frente al restaurante Happy Veggie. Foto: cortesía del restaurante Happy Veggie.

Escrito por Melody Cao
Traducido por Hernán Goicochea
Editado por Maribel Suárez

Esta historia la comparte el restaurante Happy Veggie, uno de los socios de la campaña Nuestro Movimiento Vegetariano: “Durante este tiempo oscuro de la pandemia, el vegetarianismo es lo que me da esperanza”.

Antes de que Kelly Tam abriera su propio restaurante vegetariano, solía trabajar en un salón de manicura en Nueva York. Sin embargo, siempre le ha gustado la buena comida y durante una clase de cocina impartida por Tzu Chi, conoció a la profesora Christina Chew, que también trabaja como voluntaria para la fundación. El sushi vegano que Christina había preparado dejó una buena impresión dentro de Kelly, y eso le sirvió como inspiración. “Fue realmente delicioso. Me sorprendió, que pueda comer un sushi tan delicioso incluso siendo vegetariana”, Kelly expresó.

Años más tarde, mientras Kelly se encontraba luchando por mantener su negocio debido a la pandemia, tuvo otro encuentro casual con Christina. Encantada de ver que Kelly había hecho un buen uso de su talento culinario, Christina trajo a toda su familia, para apoyar el negocio. Porque la semilla de la amistad plantada hace años, había comenzado a florecer.

Presenciando los cambios

Kelly Tam creció en Malasia, donde toda su familia practicaba el budismo y muchos de los adultos mantenían una dieta vegetariana. Aunque no era vegetariana en ese momento, siempre ha tenido una opinión favorable sobre la elección de aquel estilo de vida. “Hace diez años, dos cosas me hicieron convertirme en vegetariana”, recuerda Kelly. “Lo primero es que tengo un amigo cuya familia entera, come platos vegetarianos. Fui a su casa a comer. Ellos cocinan comida vegetariana deliciosa, lo que me hizo creer que la comida puede ser sabrosa “. Lo segundo, que Kelly recordó fue un documental, que relata la forma en que se sacrifica a los animales para consumo humano.  Al ver ese documental, estaba conmocionada, y no podía soportar la idea de aumentar aquella crueldad. “No podía aceptar que mataran a los animales para comer carne; Decidí convertirme en vegetariana “.

Kelly Tam trabaja duro, para dirigir el restaurante Happy Veggie. Foto: cortesía del restaurante Happy Veggie.

Kelly estaba decidida a eliminar la carne de su dieta, y lo hizo. “ Seré honesta, en el primer año, todavía pensaba en el sabor de la carne, porque estaba muy acostumbrada a comerla. Pero no me dejé atrapar demasiado por ese sentimiento, y pronto sentí los beneficios de ser vegetariana “, dijo Kelly. Debido al estrés de administrar un restaurante recién abierto, solía tener dolores de estómago frecuentes. Después de dar a luz, también experimentó presión arterial alta. “Aunque no tenía que tomar medicamentos, me sentía incómoda de vez en cuando y mi piel a menudo tenía sarpullido”.

Kelly nos contó, que después de volverse vegetariana, sus problemas estomacales, se aliviaron, sus niveles de lípidos en la sangre volvieron a un rango normal y su erupción cutánea desapareció. “Puedes decir, que es increíble, pero esta es realmente mi experiencia”, dijo Kelly. Aunque es muy estresante administrar un nuevo restaurante – especialmente durante una pandemia mundial en el invierno – Kelly dice: que su dieta vegetariana desde hace mucho tiempo la ha ayudado a desarrollar una mentalidad más optimista. “A menudo me digo a mí mismo, que todo mejorará, que todo estará bien.”.

El vegetarianismo me trajo una buena energía mental y física. Estoy más saludable y puedo presenciar mis propios cambios.

Kelly Tam, dueña del restaurante Happy Veggie

Deliciosa comida vegetariana

“En Malasia, mucha gente come vegetariano y en los últimos años han surgido muchos restaurantes vegetarianos”. Happy Veggie, el nuevo restaurante, que Kelly abrió en el barrio chino de Manhattan, mantiene el recuerdo de los fuertes sabores del sudeste de Asia, y ha atraído constantemente a los clientes con sus numerosos platos vegetarianos malayos. “Malasia, se caracteriza por tener comunidades multiétnicas. Tenemos chinos étnicos, malayos locales e indios. Estos son grupos étnicos, todos con una larga historia de tradiciones vegetarianas. También hacen un buen uso de las especias. Es por eso que la comida vegetariana malaya es única. Tiene buen sabor con una mezcla de cocinas multiétnicas”.

El tofu combinado con aguacate crea una ensalada realmente sabrosa. Foto: cortesía del restaurante Happy Veggie

Kelly recomienda los fideos de curry Yong Tau Fu. En la cocina tradicional de Malasia, la sopa de fideos al curry se hace con cebollas, ajo y camarones secos. En la versión vegetariana de Happy Veggie, Kelly agrega una variedad de especias saludables, como cúrcuma en polvo, hierba luisa, curry en polvo, chile y más. La base de la sopa se hace hirviendo verduras frescas, y los acompañamientos incluyen brotes, tofu y lo que se conoce como “tres tesoros fritos y rellenos”, que son berenjenas rellenas, tofu relleno y pimientos verdes rellenos. Finalmente, agregar los fideos caseros y cubrir  con leche de coco. Los fideos al curry están listos y llenos de tentadores sabores que se originan en el sudeste asiático.

La comida vegetariana de Malasia, se caracteriza por la mezcla de varios sabores. Si te gusta comer un poco de comida picante, definitivamente deberías probar la comida vegetariana malaya.

Kelly Tam, dueña del restaurante Veggie House

Según Kelly, muchos de los ingredientes utilizados en los platos son elaborados por el restaurante, como los fideos en su deliciosa sopa casera de calabaza Ban Mee. Para asegurarse de que los fideos no contengan huevos, pero el auténtico  sabor ligero, Kelly mezcla puré de calabaza con harina. Los fideos de calabaza conservan un elemento vegetal fresco y, combinados con una sopa ligera, son profundamente gratificantes. Al agregar choy sum, hongos shiitake y Pleurotus y eryngii fritos, los fideos son aún más sabrosos.

Sopa casera de calabaza Ban Mee. Foto: cortesía del restaurante Happy Veggie

Además de la sopa de fideos, hay muchos otros platos populares en el restaurante, como Nasi Lemak cocinado en leche de coco, futomaki vegetariano con aguacate, roti chanai con salsa de curry picante y más. Después de disfrutar del plato principal, uno se inclina a probar también los deliciosos postres de Malasia.

 

Kelly, explicó que los postres los cocina ella misma y usa menos azúcar, para mantenerlos sabrosos y saludables. Se necesita mucho trabajo para preparar los ingredientes, como en Mo Mo Cha Cha, su postre característico. Para este plato, Kelly utiliza tres tipos diferentes de batatas: amarillas que son ricas en caroteno, moradas con sus cualidades antioxidantes y japonesas pequeñas pero dulces. Con taro, leche de coco y sagú, un reconfortante tazón de Mo Mo Cha Cha hace que las chispas se deleiten sin importar la temporada.

Roti Canai con salsa de curry picante. Foto: cortesía del restaurante Happy Veggie.
El dulce Nasi Lemak cocinado en leche de coco va acompañado de cacahuetes fritos y una salsa picante de Malasia. Foto: cortesía del restaurante Happy Veggie.

Mano a mano con Tzu Chi durante tiempos difíciles

Después de cinco meses de preparativos, Kelly abrió su propio restaurante vegetariano en febrero de 2020. Sin embargo, al poco tiempo muchos restaurantes en todo el país se vieron obligados a cerrar sus puertas en un esfuerzo por proteger a las comunidades de la rápida propagación del COVID-19. Kelly también se vio obligada a cerrar temporalmente.

En mayo, por fin pudo reabrir el local. Incluso después de la reapertura, ha sido difícil, para Kelly mantener su restaurante. “Muchos negocios en el barrio chino de Manhattan dependen de los turistas y de los trabajadores de oficina del distrito financiero. Ahora, no hay turistas y más gente trabaja desde casa. Es realmente difícil mantener un negocio aquí ”. Al hablar sobre la administración de un restaurante mientras la pandemia aún continúa en marcha, Kelly dijo que, se enfrenta un obstáculo tras otro: “Muchos restaurantes dependen de los pedidos para llevar, pero para los restaurantes que recién han abierto, es muy difícil. Porque nadie sabe que estamos abiertos, ni que somos un restaurante vegetariano, por lo que casi nadie pide comida, para llevar”.

La ubicación del restaurante Happy Veggie es semi-subterráneo, y por eso dice Kelly, que es difícil ser visto desde la calle. Afortunadamente, la capacidad de colocar mesas en el exterior significa que las personas que caminan por el área pueden notar el restaurante y probarlo. “Pero ahora el clima, se está enfriando y los casos de COVID-19 nuevamente están incrementando. Estoy muy preocupada de que el restaurante vuelva a cerrar”, dijo Kelly. “Nueva York, es tan frío en invierno, que será difícil comer al aire libre, incluso si podemos abrir y preparar la máquina de calefacción para las mesas en la calle. Tal vez esté bien para los jóvenes, pero para las personas mayores que les gusta comer vegetariano, no podrán soportar comer al aire libre en un clima tan frío”.

Hermosas bolas de masa hechas a mano en el restaurante Happy Veggie. Foto: cortesía del restaurante Happy Veggie

La presión de administrar un restaurante vegetariano inaugurado, durante una pandemia en curso puede ser abrumadora, sin embargo, para Kelly ser vegetariana, le ha traído muchas cosas buenas en la vida. Un día, Christina Chew – la instructora de cocina y voluntaria de Tzu Chi, que Kelly había conocido durante una clase – pasó por el restaurante Happy Veggie, habiéndose encontrado con ella accidentalmente. Simplemente había entrado y quería probar los platos vegetarianos. No esperaba entrar en un restaurante dirigido por una de sus ex alumnas, pero de todos modos fue una sorpresa muy alegre.

Christina Chew, trajo a su familia a disfrutar de la comida vegetariana de Kelly muchas veces y también recomendó el restaurante a sus amigos. Los voluntarios de Tzu Chi también visitaron a Kelly y la invitaron a unirse a la campaña Nuestro Movimiento Vegetariano, y animarla a ofrecer descuentos a quienes se inscriban, como una forma de llegar a más personas interesadas en probar alimentos vegetarianos.

Fideos de arroz frito de Sumanyuan populares. Foto: cortesía del restaurante Happy Veggie.

“Es difícil ahora, realmente difícil. Pero también es una bendición preparar alimentos vegetarianos todos los días. Estoy feliz por eso.” Kelly espera que este pequeño restaurante vegetariano pueda perseverar a través de la pandemia, y que más personas se animen a probar la deliciosa comida vegetariana malaya, que ella prepara con cariño para sus clientes.

Happy Veggie Restaurant
76 Mott St, New York, NY 10013
646-838-5118

happyveggierestaurant.com

Únase a Nuestro Movimiento Vegetariano hoy, y al registrarse comenzará a recibir recetas, ideas para preparar platos distintos, consejos, artículos y  ofertas especiales de nuestros socios.

 

Convertirse en socio de Nuestro Movimiento Vegetariano es fácil – descubre cómo puede unirse a nosotros.

Más Nuevas Historias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁